COMO DECTECTAR Y TRATAR UNA INFECCIÓN PARASITARIA

Las infecciones por parásitos son muy comunes, más de lo que pensamos y pueden o no producirnos complicaciones serias de salud. Podemos sufrirlas de varios tipos, dependiendo del tamaño del parásito o de si se encuentran dentro o fuera del cuerpo.

Existen microparásitos  como la malaria que sólo son visibles al microscópio o de gran tamaño, macroparásitos, como son los gusanos intestinales redondos o planos (ascaris, tenias, etc) que pueden alcanzar un gran tamaño. Los parásitos no sólo se encuentran en el intestino, como se piensa generalmente, sino en cualquier parte del cuerpo: en los pulmones, en el hígado, en los músculos, en el estómago, en el cerebro, en la sangre, en la piel y hasta en los ojos.
Los grandes movimientos migratorios de población y la rapidez de los medios de transporte, así como el alto intercambio comercial, disminuyen las distancias y convierten las enfermedades comunes aisladas en padecimientos universales y viceversa; parasitosis anteriormente circunscritas a zonas muy concretas, aparecen en otras muy alejadas de sus focos iniciales. Esta situación se ve favorecida por las condiciones socioeconómicas en que se encuentran grandes masas de población del planeta. Un alto porcentaje de la población mundial sufre de infecciones por parásitos, que son responsables de 15 millones de muertes de niños anualmente.
A esta situación se suma que los parásitos han desarrollado múltiples mecanismos de evasión y resistencia a la inmunidad específica, lo que les han permitido burlar y hacer abortar la respuesta inmune que el huésped elabora dando lugar a infecciones crónicas y persistentes. La persistencia de los parásitos en los huéspedes humanos  ocasiona reacciones inmunitarias crónicas que pueden lesionar los tejidos, así como producir alteraciones en la regulación inmune.

El 90% de la población mundial  está infectada por uno o más parásitos en su cuerpo, puediendo convivir en un mismo hospedador hasta cinco tipos diferentes. El peligro empieza a existir cuando se rompe el equilibrio con el hospedador y se dispara el número de parásitos empezando éste a dar señales de enfermedad serias y llevándole incluso, en algunos casos, hasta la muerte. Las parasitosis producidas por vermes no siempre causan enfermedades en el hombre, se ha podido comprobar que hay gran número de portadores totalmente sanos.

Los parásitos son asesinos silenciosos que van cobrandose víctimas ingenuas en un mundo en el que ni siquiera se imagina que éstos existan. Los médicos en Europa occidental y en los EEUU no contemplan la posibilidad de que podamos estar infectados, pero dados fenómenos como el de la inmigracion de personas entre continentes, el problema es mucho más común de lo que cualquiera pueda imaginar y muchas veces los parásitos son los que ocasionan muchas de las enfermedades poco comunes, raras u otras como la fatiga crónica, la fibromialgia o la artritis, que últimamente tanto daño están ocasionando en nuestras comunidades.
Las vermiasis más frecuentes son las intestinales; las personas que las sufren pierden gran cantidad de elementos nutritivos, que son absorbidos por el parásito, a la vez que las erosiones que éste origina en el tubo digestivo pueden ser la puerta de entrada de diversas infecciones.
Las infecciones por lombrices intestinales son muy comunes y no sólo afectan a personas con hábitos sucios e higiene deficiente. Los gusanos son parásitos que se contagian al ingerir los huevos producidos por ellos mismos, estos huevos eclosionan en el tracto intestinal.
Una infección parasitaria puede adquirirse a través de una de estas vías:
–   A partir de otra persona, por contacto más o menos directo (por heces o sexual).
–   Por auto infección, por ejemplo, en el mecanismo ano-mano-boca,  ya que el  rascado de la zona anal puede arrastrar los huevos.
–   Por transmisión maternofetal o congénita.
–   A partir de objetos comunes contaminados.
–   A partir del suelo contaminado por excrementos humanos o de animal.
–   Por tomar carnes crudas contaminadas o poco cocinadas.
–   Tomar pescados crudos.
Las comidas tradicionales de algunos paises lo incluyen en sus recetas. Podemos evitar el consumo de las larvas de los gusanos que están en los pesados crudos congelándolos durante doce horas.

A partir de agua contaminada.
A partir de verduras o frutas contaminadas:

  • Muchas veces podemos ingerir verduras o frutas mal lavadas. Existe un concepto equivocado cuando pensamos que las verduras procedendes de la agricultura ecológica están libres de cualquier problema por no tener pesticidas, ni químicos.  El peligro precisamente está en que los huevos o larvas de los gusanos llegan a la tierra a través de la materia fecal animal descompuesta que  forma del compost natural y del abono para el  campo. Existen huevos, como los del ascaris, que pueden permaner en el suelo sobreviviendo temperaturas extremas durante cinco años. Es muy importante siempre la limpieza exaustiva de las frutas y  verduras crudas y no comerlas nunca directamente del suelo, por muy sano que nos pueda parecer.

A partir de animales parasitados:

  • Es muy fácil el contagio por el contacto con animales de compañía. Los veterinarios nos insisten en la desparasitación trimestral de nuestros animales, pero hay medidas que debemos tener en cuenta para evitar nuestra contaminación.
  • Desparasitar a la mascota como máximo cada tres meses ,durante toda su vida, siguiendo las indicaciones del veterinario,  durante el primer mes debe ser todas las semanas.
  • Evitar que los animales de compañía coman vísceras crudas. Si los animales comen carne cruda o huesos crudos la mejor opción es congelar previamente su comida durante doce horas.
  • Después de desparasitar al animal  se deben destruir sus heces durante los 8 días siguientes al tratamiento. Se pueden quemar y enterrar. Si el tratamiento está siendo efectivo, eliminará las tenias que tiene en el intestino, expulsándolas  con las heces o por el vómito.
  • Evitar ser lamidos en la boca por el animal ya que estos están en contacto directo con las heces del suelo y con su propio ano .
  • Al acariciar a un animal, se deben lavar siempre las manos con agua y jabón, antes de ingerir o manipular alimentos, ya que los huevos de los parásitos permanecen en el pelo del animal.

No caminar descalzo o con calzado abierto en suelos de tierra o arena húmedos.

 

SINTOMAS DE INFECCIONES PARASITARIAS:

Los diferentes tipos de parásitos  y los residuos tóxicos producidos por ellos en nuestro organismo,  puede causar los siguientes problemas generalizados:

  • Diarreas o diarreas crónicas provocadas por la mala absorción de los alimentos.
  • Estreñimiento crónico.
  • Gas y distensión abdominal (Importantes tras las comidas).
  • Problemas digestivos.
  • Exceso de movimientos intestinales (Movimiento inestinal  después de comer).
  • Dolor abdominal. Retortijones.
  • Mucosidad en las heces.
  • Intestino permeable.
  • Vómitos y náuseas frecuentes.
  • Hemorroides.
  • Ardor en el estómago.
  • Sangre en las heces.
  • Irritación intestinal.
  • Obstrucción intestinal.
  • Ojos inchados.
  • Fiebre.
  • Pancreatitis.
  • Síndrome de mala absorción.

FATIGA:

Las sobrecargas metabólicas de residuos tóxicos hacen trabajar demasiado a los órganos de eliminación y causan transtornos al sistema nervioso central ocasionando:

  • Síndrome de Fatiga Crónica.
  • Energía baja.
  • Letargo.
  • Debilidad excesiva.
  • Frio interno.
  • Frio en las extremidades.

TRASTORNOS DE LA PIEL Y ALERGIAS:

Los parásitos que penetran en la piel causan picazón. Cuando el tejido se inflama por estos parásitos, las células blancas de la sangre  aumentan la defensa del cuerpo. Esta reacción provoca erupciones en la piel y las alergias alimentarias no tardan en aparecer. Los parásitos también crean toxinas y la piel, siendo el órgano más extenso, trata de eliminarlas causando muchos problemas de piel.

Los síntomas incluyen:

  • Piel Seca.
  • Cabello Seco.
  • Cabello quebradizo.
  • Caída del cabello.
  • Alergias.
  • Picazón en la nariz.
  • Picazón anal.
  • Picazón en la piel.
  • Urticaria.
  • Ictericia.
  • Reacciones alérgicas a los alimentos.
  • Sensación de arrastre debajo de la piel.
  • Erupciones.
  • Eczema.
  • Úlceras cutáneas.
  • Hinchazón.
  • Llagas.

PROBLEMAS DE HUMOR Y ANSIEDAD:

Las toxinas provenientes de la deposición de los parásitos pueden irritar el sistema nervioso central. La ansiedad y el nerviosismo, muchas veces, son causados por los parásitos que recorren todo el organismo.

Algunos de los problemas que causan son:

  • Cambios repentinos de humor.
  • Ira e irritabilidad.
  • Nerviosismo.
  • Depresión.
  • Olvido.
  • Pensamiento confuso.
  • Inquietud.
  • Ansiedad.
  • Reflejos lentos.
  • Obsesión.
  • Descordinación.
  • Desorientación.

TRANSTORNOS DEL SUEÑO:

La presencia física de los parásitos en sí son una molestia para el organismo. El cuerpo reacciona a ellos durante los períodos de descanso, ya que durante la noche es cuando los parásitos tienen mayor actividad. Son comunes los despertares nocturnos, sobre todo entre las 2 y las 3 de la madrugada, cuando el hígado trata de eliminar del organismo las toxinas producidas por los parásitos.

Esto a su vez produce:

  • Insomnio.
  • Rechinamiento de los dientes durante el sueño.
  • Mojar la cama.
  • Babeo al dormir.
  • Trastornos del sueño – despertares múltiples durante la noche.

PROBLEMAS DE CRECIMIENTO, PESO Y APETITO:

Los parásitos que generalmente viven sin ser detectados por los hospedadores, roban al cuerpo de todos los nutrientes esenciales más selectos de los alimentos que comemos.  Muchas personas con sobrepeso que están infestados con parásitos, se quedan con hambre por falta de nutrientes esenciales y esto les lleva a comer en exceso debido a los parásitos.  Por otro lado, dependiendo del tipo de infestación, muchas personas están desnutridas y no pueden aumentar de peso por la misma causa.

Algunos síntomas son:

  • En los niños, falta de crecimiento y desarrollo físico e inlectual  adecuados a la edad .
  • Obsesión y compulsión por comer dulces o alimentos muy concretos.
  • Aumento de Peso.
  • Pérdida de peso.
  • La obesidad de larga duración.
  • Pérdida del apetito o hambre incontrolable de comer más de lo normal.
  • Incapacidad para ganar o perder peso.

DOLORES MUSCULARES Y ARTICULARES:

Los parásitos pueden viajar a casi todos los tejidos blandos, en particular a las articulaciones y los músculos donde causan quistes e inflamación y suele confundirse con la artritis y dolor muscular. Las toxinas de los parásitos también pueden acumularse en las articulaciones y en el tejido muscular causando:

  • Espasmos musculares.
  • Dolor muscular.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Calambres musculares.
  • Entumecimiento de las manos o los pies.
  • Dolor de corazón.
  • Dolor en el ombligo.
  • Dolor en la espalda, los muslos o los hombros.
  • Dolores artríticos.
  • Latidos cardíacos rápidos.
  • Fibromialgia.
  • Convulsiones.

TRASTORNOS DE LA SANGRE:

Los parásitos absorven las vitaminas buenas y necesarias para el organismo  como el hierro y azúcares dando lugar a:

  • Hipoglucemia.
  • Anemia.

PROBLEMAS SEXUALES Y REPRODUCTIVOS:

Con un sistema inmunológico debilitado a causa de los parásitos y sus residuos también se puede experimentar:

  • Impotencia masculina.
  • Disfunción eréctil.
  • Síndrome premenstrual.
  • Cándida – Infecciones por hongos.
  • Infecciones del tracto urinario.
  • Quistes y fibromas.
  • Problemas menstruales.
  • Problemas de próstata.
  • Retención de líquido.

ENFERMEDADES RESPIRATORIAS:

El paso de las larvas por el aparato respiratorio o una  invasión larvaria pulmonar pueden provocar síntomas como:

  • Ahogo.
  • Falta de aire o insuficiencia respiratoria.
  • Disneas.
  • Bronquitis aguda.
  • Asma.
  • Neumonía.
  • Tos irritativa.

OTROS PROBLEMAS :

  • Sensación de cuerpo extraño en la garganta o molestias en la misma.
  • Dificultad para tragar.
  • Tos o tos con sangre.
  • Problemas circulatorios. Adormecimiento de las extremidades. Dificultad en el movimiento.
  • Exceso de saliva.
  • Visión borrosa.
  • Mal aliento.
  • Respuesta inmune baja.
  • Fiebre.
  • Problemas respiratorios.
  • Peritonitis
  • Los síntomas crónicos virales o bacterianos.
  • Olor corporal.

LOS PARÁSITOS EN LOS NIÑOS

Podemos hablar de formas asintomáticas o sintomáticas. Las primeras se dan generalmente en adultos. Las formas sintomáticas ocurren principalmente en niños, en los que suele observarse: disminución de peso, anorexia, retardo del crecimiento, dolores de tipo cólico, diarreas que alternan con períodos de constipación, nerviosismo e irritabilidad, prurito nasal y/o anal, urticaria.
La solitaria por su gran tamaño consume enormes cantidades de alimento que resta a la alimentación del niño. Esto puede ver afectado su normal desarrollo nutritivo.

Su tratamiento es sencillo, pero exige comprobar que se elimine la cabeza del gusano pues de no ser así, seguirá su crecimiento.

 

MEDIDAS EN EL ENTORNO DE LA CASA PARA LA NO REINFECCIÓN

Es importante el tratamiento de todas las personas y animales de compañía que convivan  en el mismo entorno para evitar que unos puedan infectar a los otros.
La reinfección se da a través de la ropa interior, ropa de cama, toallas  y los objetos de la casa como juguetes de los niños o animales que hayan tomado contacto con los huevos. Es importante lavar a parte, con una temperatura no inferior a  60ºC, toda la ropa que ha mantenido contacto con las zonas íntimas del cuerpo.

  • Hay que lavar toda la ropa de cama y la ropa interior a diario (o en la medida que sea posible) mientras se realice la terapia antiparasitaria. Las personas afectadas no deberían compartir sus prendas de baño con los demás miembros de la familia y tendrían que usar un paño para lavar su zona anal y otro para el resto el cuerpo.
  • Es necesario dormir con ropa interior y si es posible con pantalón para evitar el rascado involuntario durante la noche, ya que de esa manera no se quedarán los huevos bajo las uñas.
  • Evitar que las mascotas ocupen el lugar de descanso de sus dueños, como camas, sofás, mantas y cojines.
  • Lavar muy bien frutas y verduras poniendo MMS o CDS durante unos minutos en el agua de remojo.
  • Limpiar el lavabo con alcohol ya que los huevos de muchos parásitos son inmunes al Ph de los productos de limpieza como el jabón o la lejía.
  • Es importante tener en cuenta que las parasitosis no dejan ningún tipo de inmunidad, por lo que, una vez curadas, la persona que las ha sufrido puede contraerlas de nuevo.

 

CICLOS EVOLUTIVOS DE LOS PARÁSITOS INTESTINALES MÁS COMUNES

Existen muchos más pero estos son los tres tipos más comunes de parasitos intestinales que podemos encontrar en paises desarrollados.

ASCARIS LUMBRICOIDES

En el caso de los Ascaris, estos gusanos se reproducen con mucha facilidad, y una sola hembra puede producir hasta 200.000 huevos cada día.
Este parásito es muy frecuente sobre todo en lugares húmedos y cuando las medidas de higiene no son las adecuadas. Afectan a toda la población, pero principalmente a niños y niñas, transtornando seriamente su desarrollo y crecimiento.
Es tan infectante, que la Organización Mundial de la Salud estima que hay cerca de 2.000 millones de personas infectadas en el mundo, de las cuales cerca del 20% llegan a fallecer por su causa.

Los huevos de los parásitos llegan al duodeno a través de la boca del hospedador. Los jugos digestivos deshacen la cáscara liberando la larva.  Estas larvas (que poseen gran movilidad) penetran la mucosa duodenal, dirigiéndose al hígado. Posteriormente continúan su migración hacia el corazón, llegando a los pulmones a través de la circulación pulmonar, hasta llegar a los capilares pulmonares, donde quedan atrapadas. Allí, las larvas rompen el endotelio capilar y penetran en los alvéolos, ascendiendo por bronquiolos y bronquios a la faringe. Una vez franqueada la epiglotis las larvas son deglutidas, volviendo nuevamente al duodeno, donde terminan su proceso madurativo. Aproximadamente este proceso tarda entre dos a tres meses en completarse, así que podemos calcular que para encontrarnos completamente libres debemos seguir un tratamiento incial de un año. Posteriormente solo será necesario seguir una rutina de desparasitación de entre dos a cuatro veces al año.

Hay que tener en cuentar que los huevos son expulsados con la materia fecal (humana o animal) al medio ambiente, donde pueden sobrevivir aun en condiciones desfavorables, favoreciendo así la perduración del parásito.  Son resistentes a las bajas y altas temperaturas, desecación, ácidos fuertes, jabones, cloro y formol (Ph de entre 2 y 11); en suelos sembrados persisten entre 7 y 12 años, creando un “semillero” y haciéndolos casi indestructibles. Con la desecación, el polvo que vuela con las corrientes de aire los transporta y son inhalados y/o deglutidos. En estos ambientes se han recuperado huevos de mucus nasal, papel moneda, tierra de macetas, polvo de habitaciones, etc.

 TENIA SAGINATA Y TENIA SOLUM

Las Tenias llegan al humano al ingerir sus huevos a través del tejido infectado del ganado bovino o porcino. La larva enquistada en el tejido muscular del animal es ingerida y se desarrolla en el sistema digestivo del humano. Los humanos son los hospedadores para Tenia saginata y Tenia solium. La Tenia también es conocida como solitaria ya que no suelen encontrarse más de cuatro ejemplares en cada individuo.  La peligrosidad de este parásito está en que la larva puede llegar a migrar hasta el cerebro u otros órganos vitales (cisticercosis). Se puede detectar porque confrome el parásito crece va desechando segmentos que se pueden observar en las heces. Normalmente puede  vivir en su hospedador durante muchos años de forma totalmente asintomática dectectandose únicamente por las tiras blancas y planas en las deposociones.
Según el tipo tienen un tamaño variable de entre 2 y 12 metros de longitud. Está constituida por una cabeza, denominada scolex, que se adhiere al intestino mediante unas ventosas, y un cuerpo constituido por unidades repetitivas denominadas proglótides, pudiendo llegar hasta 1.000 o 2.000 según el tipo. U na solitaria puede producir un promedio de 720 mil huevecillos por día.

OXIUROS (ENTEROBIUS VERMICULARIS)

Los humanos son considerados los únicos hospedadores de  de los comúnmente llamados Oxiuros (Enterobius  Vermicularis). Este tipo de gusano es el más típico en la familia dada su fácil propagación. Es muy común que los niños se reinfecten una y otra vez en los colegios o en sus juegos por rascarse el ano e introducir de nuevo las manos sucias en la boca.

Tienen una forma alargada, son blanquecinos y miden aproximadamente 1 cm. Habitan el intestino grueso de las personas, las hembras colocan los huevos en el exterior, alrededor del orificio anal. Una vez depositados los huevos son infectantes por un periodo de hasta 20 días.
Instalados en el intestino tardan entre 5 y 8 semanas en desarrollarse como parásitos adultos. El síntoma más importante es el intenso picor que se produce en la zona anal, sobre todo por la noche. En las mujeres es frecuente además la inflamación de la zona vulvar. Los parásitos ascienden de la zona anal a la zona genital, ingresan a la vagina, generando una vulvovaginitis (inflamación, prurito, flujo muchas veces mal oliente). No solo pica la región anal sino que también pica la región vulvar, esta molestia genera intranquilidad impidiendo dormir bien.

La infección no es grave y se pueden erradicar con facilidad y un poco de constancia. A diferencia de otros parásitos, éstos infectan solo a los humanos. Los huevecillos son depositados entre los pliegues del ano. La reinfección de uno mismo ocurre cuando los huevecillos infectados llegan a la boca a través de las manos que han rascado el ano. La transmisión de persona-a-persona también suecede cuando se maneja ropa contaminada, sábanas de la cama,  toallas y superficies ambientales contaminadas con los huevecillos de oxiuros (como cortinas, alfombras) ya que son extremadamente volátiles. Un pequeño número de huevecillos puede integrarse en el aire y después ser inhalados y seguir  el mismo desarrollo que los huevecillos ingeridos. Los enemas son extremadamente útiles para eliminar este parásito del intestino grueso.

El Método de Graham es un sencillo método de dectección.  Justo después de levantarse y antes de defecar se utiliza una cinta adhesiva para fijar los restos de huevos o parásitos que estén situados en los pliegues anales. A simple vista podremos ver los pequeños gusanos de no más de un centímetro, pero si disponemos de microscópio podremos observar los innumerables huevecillos transparentes porcedentes de las hembras e incluso de otras especies.

LA IMPORTANCIA DE DESPARASITARSE DURANTE TODA LA VIDA

Una vez iniciados en el proceso de la desparasitación debemos mentalizarnos de que  debemos mantener esta costumbre de limpieza durante el resto de nuestra vida para gozar de un estado de salud bueno y equilibrado.
Es común, entre las personas que tienen animales de compañía, seguir los procesos de desparasitación aconsejados por los veterinarios cada tres meses para sus mascotas. Es interesante preguntarse por qué los medicos de familia no aconsejan o alertan a los individuos sobre la existencia de este mismo problema entre los humanos. Quizá hay que contemplar la posibilidad de que lo ignoren o desconozcan la importancia eliminar estas plagas tan dañinas, no solo para los animales sino también para las personas.
Es cierto que mucho parásitos no son endémicos o comunes fuera de determinados climas, pero  los movimentos migratorios humanos y la comercialización de productos alimentarios que viajan alrededor del mundo han propagado la expansión de muchas plagas parasitarias de manera silenciosa.
Cada parásito tiene su propio ciclo biológico y consiste en el desarrollo de un parásito a lo largo de sus distintos estadíos vitales desde el inicio de su vida hasta que alcanza la madurez, se reproduce y muere.
En el caso de los parásitos intestinales que estamos tratando pueden llegar a vivir en el hospedador hasta diez años, como en el caso de una sola Tenia, o toda la vida del hospedador, reproduciéndose una y otra vez,  como en el caso de los conocidos Oxiuros o los Ascaris.

PROTOCOLO DE DESPARASITACIÓN PARA TRES MESES:

En la sociedad en la que vivimos hemos perdido el contacto con la sabiduría popular ancestral. Una de las cosas que hemos olvidado es el seguir el ciclo natural de la Luna para muchas de nuestras rutinas, por eso es importante empezar el tratamiento durante los tres dias de la luna llena y continuar los días de Luna menguante. La efectividad en este periodo es mayor en ese  periodo del ciclo porque gran parte de los nemátodos vuelven al intestino para aparearse.
Durante el tratamiento, sobre todo al principio, se hace totalmente necesario el uso de enemas diarios de MMS o bastante contínuos, al igual que la purga con aceite de ricino,  un purgante mineral como las Sales de Epson o un preparado vegetal como las hojas de Sen.

Este es un tratamiento especialmente orientado a la desparasitación intestinal de parásitos de gran tamaño, sobre todo nemátodos redondos como los Ascaris. Es efectivo para la mayoría de los nemátodos pero puede no resultar eficaz contra los céstodos como el caso de la familia de las Tenias. En el caso de una afectación por Tenias es efectivo el tratamiento con Niclosamida, siendo un medicamento aconsejable por su baja toxicidad.

DÍA 1:

– Pamoato de Pirantel (dosis única mañana):

  • 10 mg/kg, administrados en una única toma junto con algún líquido.
  • En el caso de presentarse en forma líquida, una cucharadita de 5ml contienen 250 mgr (para 60 kg tres cucharaditas de 5ml).
  • En forma de comprimidos tomar 3 pastillas para 60 Kg.

– Tierra de diatomeas (dos dosis):

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

 

DÍA 2:

– Mebendazol  (dos dosis):

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

– Tierras de diatomeas (dos dosis):

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 3:

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas.
– Mebendazol (dos dosis):

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

– Tierras de diatomeas  (dos dosis):

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 4:

-Mebendazol (dos dosis):

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

-Tierras de diatomeas (dos dosis):

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 5:

– Pamoato de pirantel (dosis única):

  • 10 mg/kg, administrados en una única toma junto con algún líquido.
  • En el caso de presentarse en forma líquida, una cucharadita de 5ml contienen 250 mgr (para 60 kg tres cucharaditas de 5ml).
  • En forma de comprimidos tomar 3 pastillas para 60 Kg.

– Tierras de diatomeas (dos dosis):

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 6:

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas.
– Mebendazol:

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

– Tierras de diatomeas:

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas.
– Enema.

DÍA 7:

– Mebendazol:

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

– Tierras de diatomeas:

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 8:

– Mebendazol

  • 100 mg cada doce horas.
  • Una pastilla por la mañana y una por la noche.

– Tierras de diatomeas

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Enema.

DÍA 9 AL 18 (PRIMER MES):

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas. Se deberá repetir en función de la necesidad de cada persona.
– Tierra de diatomeas:

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Infusión de Neem (Azadirachta Índica) (9 días)

  • Tres cucharaditas rasas de te en un litro de agua. Hervir durante 5 minutos e ir tomando durante todo el día.

– Enemas de la manera más continuada posible.

DÍA 9 AL 18 (SEGUNDO MES):

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas. Se deberá repetir en función de la necesidad de cada persona.
-Tierra de diatomeas

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Infusión de Epazote  (Chenopodium Ambrosioides)   (3 días)

  • Hervir 1 o 2 cucharadas de hojas para 1 litro de agua durante 10 minutos, dejar reposar y colar. Beber 1 taza en ayuno durante 3 días seguidos

– El resto de los dias en ayunas tomar el gel de Aloe Vera con zumo o agua.
– Enemas de la manera más continuada posible.

DÍA 9 AL 18 (TERCER MES):

– Aceite de Ricino, dos cucharadas soperas  (desaborizado de farmacia) en ayunas. Se deberán repetir en función de la necesidad de cada persona.
-Tierra de diatomeas

  • Una cucharadita de postre dos veces al día con las comidas, preferentemente liquidos. Mañana y tarde.

– Infusión de Neem. Durante 9 días o infusión antiparasitaria alternativa.
– Enemas de la manera más continuada posible.

EQUIPO ADICIONAL NECESARIO:

ENEMA DE 2 LITROS:

Según la Real Academia de Medicina Británica el 90 % de las enfermedades y del malestar está relacionado directa o indirectamente con el colon sucio. Podemos considerar el colon como la cloaca del cuerpo y las toxinas que allí se encuentran se infiltran en la sangre y deterioran gravemente la salud. En el colon de los adultos mayores de 40 años se pueden encontrar generalmente entre 2 y 12 kilos de sedimentos. En este grueso de basura no purgada se mueven los parásitos más o menos grandes intoxicando el organismo de su hospedador de una forma lenta pero segura. De los alimentos que llegan al sistema digestivo los parásitos consumen la mayor parte de sus buenos nutrientes dejando muchas veces sólo “mordiscos” al hospedador. Es por eso aunque se trate de comer sanamente tomando vitaminas suplementarias y otros productos no se consigue ninguna mejoría, es más, en ocasiones se consigue todo lo contrario, nutrir a los hospedadores.
Uno de los mejores métodos para eliminar todo ese grueso es la llamada “hidroterápia de colon”, que un técnico puede realizar.
De manera natural y aunque sólo sea con agua, el tratamiento con enemas de 2 litros puede ayudar a curar muchas enfermedades. Utilizado por muchas culturas desde la antigüedad, es un método fácil y una de las formas naturales de limpiar progresivamente el colon. El líquido introducido ayuda a eliminar la toxicidad acumulada en el intestino por la muerte de los parásitos. En el caso de producirse una muerte masiva de gusanos puede aumentar la fiebre, el cansancio y uno puede llegar a sentirse bastante enfermo. Para evitar que las toxinas lleguen al torrente sanguineo debemos evacuar el sistema digestivo lo antes posible.
El enema es una de las partes imprescindibles en este tratamiento. Los parásitos generan una mucosa o biofilm en el intestino en el que pueden esconderse para no ser atacados por ningún medicamento, de ahí la importancia de los enemas con MMS. MMS es capaz de deshacer esa capa destruyendo también los huevos y larvas que allí se alojan.
Debe realizarse diariamente a partir del segundo día  y progresivamente puede ir espaciándose cada 3 o 4 días. Lo más importante es escuchar al propio cuerpo y él mismo nos marcará las pautas de sus necesidades.
La cantidad adecuada  a utilizar es de entre 12 y 20 gotas de MMS con su correspondiente activador o bien 10-15ml de CDS para 2 litros. Se puede ir aumentando la dosis según la aceptación. Lo más importante es retener el líquido dentro el mayor tiempo posible (10-12 minutos, si es posible).

DETECCIÓN DE PARASITOS EN HECES:

Se hace necesario detectar las lombrices observando directamente la materia fecal. Para eso podemos disponer de una palangana de plástico de diámetro no muy grande y de un palito para el examen cada vez que hagamos una deposición.

MICROSCOPIO

Se hará muy útil si disponemos de un microscópio para la diagnosis porque con él podemos observar tanto los pequeños parásitos que pueda haber en la sangre, como la presencia de huevos o larvas en las heces. De esta manera podemos controlar si la cantidad parasitaria disminuye.

PERA – LAVATIVA

Se puede utilizar una pera – lavativa con una dilución de entre 15 ml de mebendazol o pamoato de pirantel  si se presenta picazón anal. La mejor manera es introducir el medicamento  junto con unos 30 ml (aproximadamente) de agua y retenerla toda la noche. Así desaparecerá el picor ocasionado por los oxiuros.

MEDICAMENTOS PARA LA DESPARASITACIÓN

MEBENDAZOL (LOMPER)

El mebendazol es un medicamento que se utiliza en el tratamiento de enfermedades producidas por helmintos (parásitos del tracto gastrointestinal).
Este medicamento impide que el parásito utilice la glucosa, provocando una disminución de la energía y la muerte del parásito.
El mebendazol se absorbe de manera limitada en el tracto gastrointestinal (aproximadamente 5 a 10%). La absorción se ve aumentada si se administra conjuntamente con alimentos grasos. Se metaboliza en mayor medida en el hígado. Aproximadamente el 2% del mebendazol administrado se excreta en orina. El resto se excreta en heces.
La dosis adecuada de mebendazol puede ser diferente para cada paciente. Ésta depende del tipo de parásito que cause la infección. La dosis más frecuentemente recomendada es de 100mg, 2 veces al día, durante 3 dias.
Los efectos adversos del mebendazol son, en general, poco frecuentes dada su poca absorción. Puede producir náuseas, vómitos, dolor abdominal y diarrea. Normalmente estos efectos son generados por la liberación de toxinas de la propia muerte del parásito en sí.
Puede administrarse de manera muy efectiva diluido con agua en una pequeña perilla por vía anal.  10 ml con un poco de agua tibia se introducen en el intestino y se deja actuar durante toda la noche. Está especialmente indicado en el caso de oxiurasis.

PAMOATO DE PIRANTEL (TRILOMBRIN)

Es un antihelmíntico de amplio espectro que actúa mediante bloqueo neuromuscular causan­do parálisis espástica del parásito y su posterior expulsión por acción del peristaltismo intestinal, sin producir excitación de los parásitos, ni estimular su migración.
El pamoato de pirantel tiene una acción de corta duración y tiende a una completa eliminación del cuerpo por las heces y la orina en un plazo de 3 a 4 días. El pamoato de pirantel es escasamente absorbido en el tracto gastrointestinal y, aproximadamente, 6 a 8% del total es encontrado en la orina y el resto en las heces.
La dosis recomendada en adultos es de una dosis única al día.  De 12 años en adelante, de 40 a 75 kg: 3 tabletas.  Adultos de más de 75 kg: 4 tabletas.
Es incompatible con el uso de la Piperacina, sustancia que se encuentra de manera natural en las pipas de calabaza o en los antiparasitarios que tienen en su fórmula esta sustancia ya que se cancelan o neutralizan entre sí.

PLANTAS Y MINERALES PARA LA DESPARASITACIÓN

El problema parasitario ha sido y es una preocupación constante en muchas de las culturas del planeta. Desde tiempos inmemoriables existen plantas autóctonas con las que las personas han realizado este tipo de tratamientos de limpieza. En occidente y en otros paises desarrollados no se está tratando su existencia haciendonos más vulnerables.
Existen minerales y sustancias muy útiles a la hora de combatir las infecciones parasitarias  y podemos hacer tratamientos variados. La Bentonita, el carbón vegetal, la arcilla común o la tierra de Diatomeas son los más importantes ejemplos. En este caso utilizaremos la tierra de Diatomeas como un importante agente destructivo parasitario intestinal.

TIERRA DE DIATOMEAS

(El tratamiento con tierra de diatomeas debe continuarse durante los 18 dias)
Las diatomeas son unas plantas unicelulares que vivían en los océanos por trillones hace unos 300 millones de años. Formaban un pequeño caparazón compuesto por los mismos silicatos que extraían del agua. Cuando las diatomeas morían, este microscópico recubrimiento quedaba depositado en el fondo de los océanos. A través de las eras se fueron acumulando en depósitos formando espesores de miles de metros. Con el transcurso del tiempo los océanos retrocedieron y estos depósitos fueron eventualmente cubiertos. Fosilizandose los caparazones y comprimiendose, dan lugar a un polvo de tiza de roca llamado tierra de diatomea.
La tierra de diatomea es un material inerte, no tóxico que contiene una serie de minerales tales como manganeso, magnesio, hierro, titanio, calcio y silicatos entre otros.  Debidamente molidos los esqueletos de las diatomeas se convierten en microscópicas agujas de silicio filosas y dañinas para parásitos, hongos, cándida, gusanos y amebas.. Estas agujas son inofensivas para los humanos y otros animales de sangre caliente.
Aunque se puede tomar de manera continuada por ser inocua, pero lo mejor (como en todo) es hacer también tiempos de descanso. Tomar una cucharadita de postre dos veces al día durante los 18 días de tratamiento.

ACEITE DE RICINO

El aceite de ricino se extrae de la semilla de una planta muy parecida a la higuera, llamada Ricinus communis (“Higuera del diablo”). Sus semillas contienen entre un 50-80% de aceite, que a su vez tiene un alto contenido en ácido ricinoléico, que tiene unas excelentes propiedades laxantes y purgantes.
Una vez iniciado el tratamiento con medicamentos y plantas puede producirse paralisis espástica en algunos parásitos y si hay muchos juntos puede formarse un “nudo” de lombrices y producir obstrucción intestinal. De ahí la importancia del uso del aceite de ricino. Es necesario tomarlo en ayunas por la mañana junto con zumo, te o leche.
La dosis para adultos es de 15 a 30 ml (dos cucharadas soperas) en ayunas. Una hora después el desayuno y la medicación.
Si no hay una buena tolerancia se pueden utilizar también purgantes minerales como las Sales de Epson o los vegetales como las hojas de Sen.

NEEM (AZADIRACHTA INDICA)

El árbol de neem es uno de los grandes patrimonios naturales de la humanidad, que se usa como remedio para curaciones medicinales desde tiempos milenarios. Existen referencias en escrituras sánscritas y el ayurveda lo emplea desde épocas remotas.
Las propiedades curativas y medicinales del Neem han sido aprovechadas desde tiempos remotos en la medicina Hindú.  Todavía en la actualidad los hindúes que habitan en zonas rurales se refieren al árbol del Neem como  “La Farmacia del Pueblo” por su capacidad para aliviar muchas enfermedades y actualmente está avalado por las autoridades de la India para su empleo en preparados medicinales.
El neem es uno de los purificadores y desintoxicadores con mayor potencial que existen. El Neem ha sido usado para combatir toda forma de parásitos del cuerpo, tanto parásitos externos, como parásitos internos.
Hervir cuatro hojas (el contenido del sobre) en un 1 litro de agua, durante 5 minutos. Tomar la infusión a lo largo del día.
Lo utilizaremos durante 9 ó 10 dias el primer mes.

EPAZOTE (CHENOPOIDUM AMBROSIOIDES)

El paico, cuyo nombre científico es Chenopodiun ambrosioides, es una planta que crece de manera silvestre en paises de América del Sur.
Esta planta, posee propiedades curativas, que sirve para el alivio de molestias digestivas, cólicos de gases y para la expulsión de parásitos y gusanos intestinales. El ascaridol, es la sustancia presente en el paico que actúa produciendo un efecto paralizante y narcótico sobre los parásitos intestinales, haciendo que se desprendan del intestino al que estaban fuertemente adheridos.
No hay que sobrepasar la dosis porque podría causar toxicidad.
En forma de decocción,  hirviendo 1 o 2 cucharadas de hojas para 1 litro de agua durante 10 minutos. Dejar reposar y beber 1 taza en ayunas durante 3 días seguidos.

OTRAS PLANTAS MEDICINALES

Existen otras plantas efectivas que podemos utilizar para las desparasitación. Si después de tres meses de tratamiento sigue persistiendo el problema podemos cambiar el tipo de planta o volver a repetir si alguna nos resultó efectiva en los meses anteriores.
Podemos usarlas en forma de preparados con varias plantas a la vez o de forma individual.
Se consideran plantas en forma de extracto alcoholico, en aceite o en infusión, entre otras las siguientes plantas:

 

Cáscara de nogal Artemisa Annua Raíz de Calamo
Ruda Artemisa Absinthium (Ajenjo) Abrótano Macho
Genciana Hierbabuena Dictamo Blanco
Tanaceto Milenrama Diente de León
Clavo Corteza de raíz de Granado Helecho Macho
Caléndula Hipérico

 

 

 

 

 

 

 

ALIMENTOS PREVENTIVOS Y DIETA

Existen grupos de alimentos de que debemos evitar comer si nos encontramos ante un problema parasitario como son los productos lácteos en general, los azúcares refinados (sacarosa, jarabe de maíz de fructosa), las harinas (sobre todo las refinadas) y los alimentos excesivamente dulces en general.
Por lo contrario también tememos una buena lista de alimentos y plantas que favorecen el buen equilibrio interno del organismo haciéndose nuestros aliados.
Con una buena producción de ácido estomacal, un buen nivel de bacterias saludables y una correcta producción de bilis, no es posible que sobreviva ningún parásito por tiempo prolongado. Los gusanos necesitan un entorno ácido por la descomposición de los azucares y la putrefacción generada por la ingestión de comidas procesadas o poco saludables. Es muy importante comer vegetales crudos y jugos de fruta que nos proporcionen encimas y elementos necesarios para nuestra propia defensa.

EL CHUCRUT / SAUERKRAUT (REPOLLO FERMENTADO EN SAL):

Muchas personas tienen bajos niveles de ácido estomacal, lo cual es la causa de muchos de sus problemas intestinales ya que el organismo no es capaz de defenderse ante los intrusos. El chucrut o jugo de col/sauerkraut es uno de los estimulantes más poderosos para que su cuerpo produzca ácido.  El uso de fermentados no pasteurizados (kéfir de agua, salsa de soja, miso, etc) es muy recomendable por su estimulación de la benéfica flora bacteriana, encargada de generar el control sobre los huéspedes parasitarios. Tomar unas cuantas cucharaditas de jugo de col antes de comer, o mejor aún, jugo de col fermentada de chucrut, hará maravillas para mejorar la digestión.

AJO:

El ajo comido con regularidad convierte el estómago y el intestino en un ambiente letal para los parásitos, ofreciendo protección constante. El ajo es el remedio casero por excelencia para eliminar naturalmente los parásitos intestinales. Ha sido utilizado por las culturas china, griega, romana, india y babilónica. No ha perdido vigencia ya que sigue siendo utilizado por profesionales de la medicina moderna. Se usa tanto el ajo fresco como su aceite y el tratamiento más simple es comer tres dientes de ajo todas las mañanas o tomar una cucharadita de aceite de ajo.También puede usarse mezclando ajo triturado en un poco de agua fría y bebiendo la mezcla inmediatamente.  Otra receta consiste en  cortar en trozos ymacerar cuatro dientes de ajo en leche durante toda la noche y se tomar el líquido resultante en ayunas al día siguiente.

SEMILLAS DE CALABAZA

Las semillas de calabaza contienen unas sustancia llamada piperacina. Su acción se fundamenta en la parálisis de los parásitos, lo que permite que el organismo hospedador pueda con facilidad eliminar al organismo invasor.
La piperacina la podemos encontrar de manera comercial en fórmulas de medicamentos de farmacias o de forma natural, como hemos dicho, en las pepitas de la calabaza. Este método tradicional de desparasitación ha sido usado alrededor del mundo desde que el hombre tiene memoria.
Existen varias fórmulas tradicionales efectivas y esta es una de ellas.

Se utiliza una taza de semillas de calabaza (alrededor de 80 semillas) peladas y trituradas. Se mezclan con el agua de un coco y dos cucharadas de miel.  Se toman en el periodo de tres horas en ayunas. Al finalizar se toma el aceite de ricino con el fin de evacuar rápidamente los parásitos.

PAPAYA Y SEMILLAS DE PAPAYA

La papaína es la encima digestiva que contiene la papaya y que es capaz de descomponer la capa exterior de un parásito adulto. El jugo lechoso de la papaya verde es un agente de gran alcance para destruir las ascárides. La dosis para un adulto se prepara con una cucharada de jugo fresco de una papaya verde, la misma cantidad de miel y tres o cuatro cucharadas soperas de agua caliente. A las dos hora se debe administrar una dosis de aceite del ricino mezclados de leche tibia.

Este tratamiento se debe repetir por dos días en caso de necesidad. Para los niños de entre siete a diez años de la edad debe ser administrada a mitad de la dosis. Para los niños menores tres años, una cucharada rasa de la mezcla es suficiente.

Las semillas de la papaya son también útiles para este propósito. Son ricas en papaina y caricin. Se prepara una mezcla de semillas frescas trituradas. Por cada cucharada de semillas se añade una de miel. La dosis de una cucharilla de postre diaria por la mañana en un estómago vacío por la mañana o antes de acostarse durante diez días, se descansan cinco y se vuelve a repetir el ciclo, así hasta tres veces. Es recomendable el uso de algún purgante.

JENGIBRE

El jengibre no sólo ayuda a combatir los parásitos intestinales sino que también reduce las náuseas y puede ayudar a calmar los nervios. El jengibre fresco ha demostrado gran éxito en la destrucción de los gusanos intestinales durante cientos de años. La forma más común de consumir el jengibre es cruda o por infusión. También puede espolvorear extracto de jengibre en una variedad de alimentos.

PROPOLEO

El Propóleo se usa al menos, desde hace 3.000 años. Ya lo conocían los egipcios y los romanos su uso se ha extendido hasta la actualidad. A los griegos les debemos su nombre: pro, significa “delante de”, y polis, que quiere decir “ciudad”. Esto se traduce como “defensas antes de la ciudad” o “defensor de la ciudad”. Gracias a la acción antibiótica del propóleo, que protege de la actividad de virus y bacterias, la colmena es uno de los lugares mas estériles conocidos en la naturaleza.
En múltiples estudios científicos se ha comprobado la actividad antiparasitaria del propóleo, por lo que se recomienda para tratamiento de: Giardia, amebas y áscaris . También para infecciones intestinales causadas  por bacterias gram-positivas.
Tomar el propóleo para tratamiento de parásitos, durante 7 días, en ayuno, diluido en agua ó jugo de frutas. Propóleo al 30 % en tintura ó propóleo en cápsulas. Tomar 3 gotas por kilo de peso, ó 3 cápsulas media hora antes de cada comida; se recomiendan ciclos de 7 días de tratamiento por 7 días de descanso, repitiendo de 3 a 5 veces para asegurar una total eliminación de los parásitos ó bacterias. Es muy importante repetir el tratamiento para cortar los ciclos reproductivos. Al repetir el tratamiento un mínimo de 3 veces, se asegura la efectiva eliminación de los parásitos. Las ventajas del propóleo son: que no tiene efectos secundarios, buena tolerancia y alta efectividad.

GRANADA

La corteza de la granada  contiene un alcaloide conocido como punicine, el cual es altamente tóxico para las lombrices. Se utiliza por decocción de la corteza de la raiz, del tronco o del fruto. La corteza de la raíz es preferible, porque contiene una mayor cantidad del alcaloide que la corteza del tronco. Este alcaloide es altamente tóxico a las solitarias. Un decocción fría de la corteza, corteza preferiblemente fresca, se debe dar en cantidades de 90 a 180 ml tres veces (para un adulto), con los intervalos de una hora entre taza y taza. Se debetomar un purgante después del último vaso. La dosis para los niños es 20 a 60 ml. La decocción se utiliza preferiblemente para expeler solitarias.

ZANAHORIA

Tratamiento casero con zanahoria para eliminar los parásitos intestinales en niños
Otro remedio casero muy eficaz es la zanahoria ya que sus componentes químicos atacan a los parásitos no permitiendo su desarrollo y es uno de los tratamientos naturales más efectivo para los niños, a los que se les debe suministrar una taza pequeña de zanahoria rallada por las mañanas, hasta que se solucione el problema.

CONDIMENTOS

Las plantas condimentarias son también un buen arma eficaz a tener en cuenta en nuestra cocina diaria. Desde tiempos inmemoriales la humanidad los ha utilizado para controlar las parasitosis. Los más interesantes por sus efectos son: la cúrcuma, la pimienta, el estragón, el tomillo, la canela, el pimentón y la cayena y el clavo.

 Fuente: Andreas L. Kalcker

mmsnoa

You must be logged in to post a comment Login